El efecto negativo que tuvieron las coyunturas electorales y económicas en la construcción en Colombia y Estados Unidos, sus principales mercados, le pasó cuenta de cobro a Tecnoglass Inc., la empresa colombiana de ventanas y perfilería metálica que cotiza en el Nasdaq de Nueva York y que ayer presentó informe público de su operación durante el 2017. Sin embargo, su presidente operativo, Christian Daes, no se queja y dice que el 2018 pinta como el mejor año en historia de la compañía.

¿Qué destaca del balance?

Primero, que ya sale un reporte totalmente limpio, sin ninguna debilidad material. Eso es importante porque somos una empresa nueva en el mercado de valores, con menos de cuatro años y acá no es fácil llegar a los estándares que tienen compañías de 50 y 60 años.

Además, obtuvimos la certificación SOX, que es una ley muy estricta de controles financieros, lo cual es como si nos graduáramos. Aparte de eso, los resultados del 2017 terminaron bien y el 2018 luce muy promisorio. Esperamos crecer entre 20 y 30 por ciento.

¿Sí crecieron lo que esperaban?

El 2017 fue un año muy difícil porque en Estados Unidos hubo un bajón, tal vez por las elecciones de finales del 2016 y en Colombia también, en la capacidad de despachos que podíamos hacer.

Se vendía mucho, pero como uno no reporta sino lo que alcanza a facturar, no fue como lo esperábamos. A pesar de eso fue un año decente y nos sirvió además para terminar de consolidarnos.

¿Cuánto crecerán en el año 2018?

Hemos reportado que vamos a crecer de 315 a 360 millones de dólares en ventas, pero incluso sería mas porque estamos siendo conservadores en las proyecciones, ya que es preferible ir ajustando hacia arriba, y no prometer cosas que no podamos cumplir.

¿Qué los impulsará?

El mercado americano ha estado muy fuerte y el colombiano despertó nuevamente. Mientras que el año pasado se despacharon por ejemplo $100.000 millones para edificios en Colombia, este será el doble. Por eso, en el 2017, EE. UU. tuvo casi el 80% de la facturación y Colombia bajó a menos del 17%, pero este año crecerá.

¿Qué planes tienen?

Son muchos, a corto plazo, pero no pueden ser anunciados sino cuando se hagan y a través de la bolsa.

¿Alguna línea nueva de negocios?

Son varias. Una que esperamos estará facturando antes de junio o julio, es inyectar aluminio; va a ser muy rentable porque consumiremos la mayoría de nuestra producción. Además, hay otra integración vertical sobre la que todavía no puedo hablar.

¿Cómo es eso de inyectar aluminio?

Hay piezas que no son perfiles y no se estruyen, como las manijas de las puertas, caparazones y piezas de aluminio fundidas. Es algo que esperamos poner a funcionar pronto porque tenemos la necesidad y va ser muy rentable.

¿Los afectan los aranceles al acero y aluminio en Estados Unidos?

Claro que sí, pero vemos que todos los proveedores, incluso los locales en EE. UU., están teniendo que subir los precios porque también recibían materiales de fuera, debido a que ese país no produce suficiente aluminio para su consumo interno; esto quiere decir que estaríamos en igualdad de condiciones.

Obviamente, uno como empresario no entiende por qué meterle arancel a Colombia cuando tenemos un déficit comercial con EE. UU. y Trump lo que busca es que haya equilibrio. De todas maneras, la ministra (de Comercio) nos comentó que Colombia iba a aplicar para alguna exención y creo que la logrará.

Ustedes venden a futuro, ¿les toca sostener precios?

Yo lo que vendo a EE. UU. de aluminio es muy poco. Llevo ventanas, y a estas no les pusieron arancel.

¿Acaso estas no son hechas de ese material?

Estas entran en una posición diferente por ser un producto fabricado. Ellos no les pusieron –por ejemplo– arancel a las ollas, sino al aluminio. En el caso nuestro, exportamos 13 millones de dólares en aluminio para allá, en las posiciones que ellos pusieron la tarifa y todos nuestros clientes ya aceptaron el aumento parcial.

En algunos casos lo asumimos mitad y mitad, y en otros el 60 por ciento ellos y 40 nosotros, pero todo el mundo aceptó el aumento, porque el mercado se está moviendo hacia arriba.

¿Cómo ha reaccionado el precio internacional del aluminio?

Ha bajado en estos días porque la pregunta es a dónde va a ir ese aluminio.

¿Es decir que esto antes los está beneficiando?

Nosotros nunca perdemos, porque somos optimistas, porque siempre buscamos cómo darle la vuelta al asunto y, tercero, no podemos sentar a quejarnos; eso no resuelve el problema.

¿Cómo evolucionan su participación en el mercado norteamericano?

Todo está para que este sea el mejor año para la firma, porque ya tenemos todas las ventas hechas, ademas de que el primer trimestre va a ser fabuloso, 30 a 40 por ciento mejor que el año pasado, y el segundo trimestre pinta mejor.

¿Cómo va la incursión en otras plazas?

Hemos empezado a vender en Perú, estamos cerca de hacer negocios muy grandes en Paraguay, nos ha ido muy bien en Panamá y seguimos haciéndolo bien en países de Centroamérica, como México.

¿Ese mercado es nuevo?

Sí, nos queremos meter a América Latina.

¿Adónde más entrarían?

Estamos tratando de hacer nuestro primer negocio en Italia, pero el mercado norteamericano está tan desarrollado y creciendo tanto para nuestros productos, que nos está tomando casi todos nuestros esfuerzos.

Tanto así que en los próximos 18 meses pensamos mover despachos por US$500 millones por primera vez en la historia de nuestra compañía, y lo mejor es que todo el panorama pinta para que esa cifra siga subiendo.

INGRESOS SOLO CRECIERON 3,1% DURANTE EL 2017

Según el balance presentado ayer ante los accionistas, el grupo empresarial tuvo en el 2017 ingresos por US$314,5 millones, con un incremento del 3,1% con respecto al 2016.
Su utilidad neta fue de US$5,7 millones y el Ebitda ajustado de US$62 millones.

En el cuarto trimestre de ese año, la compañía percibió por ventas totales US$84,3 millones, que comparados con US$80,3 millones del mismo trimestre del 2016 significaron un incremento del 5,0%. La facturación en Estados Unidos, su principal mercado, creció 24,6%, a US$63,8 millones, en ese mismo periodo.

Fuente: Portafolio

Según el informe, la utilidad neta fue de USD$ 5.7 millones y el EBITDA ajustado de USD$ 62. millones para el año 2017, lo que se refleja en el flujo de efectivo generado por la operación, la cual mejoró en USD$ 17.3 millones para el año anterior.

El presidente de la compañía, José Manuel Daes, señaló que “es el doceavo trimestre consecutivo de crecimiento en los ingresos año tras años, demostrando una expansión continua y crecimiento en el mercado de Estados Unidos”.

En cuanto al último trimestre del 2017, el crecimiento de los ingresos total de la compañía alcanzó el 5%, llegando a los USD$ 84,3 millones.

A su turno, el Director Operativo de Tecnoglass, Christian Daes, indicó que se tomaron decisiones que llevaron a la compañía a tener grandes pasos como la reducción de costos fijos desde el segundo semestre del 2017, así como la eliminación de desperdicios.

“Completamos dos fases del proyecto de conversión a energía solar, las cuales ya están generando ahorros incrementales de energía. En el mercado residencial, presentamos nuevos productos de alta gama que nos permiten diversificar nuestra fuente de ingresos”, expresó Daes.

La compañía declaró un dividendo trimestral regular de USD$ 0,14 por acción para el cuarto trimestre del 2017, los cuales se pagaron aproximadamente el 85% de los dividendos en acciones ordinarias el pasado 26 de enero.

Finalmente, Tecnoglass espera crecimientos para el 2018 en un rango de USD$345 millones a USD$365 millones, con el crecimiento en el mercado de la construcción comercial y aumento en la participación de los mercados de Estados Unidos, Colombia y otros países.

Fuente: Caracol

Los ingresos operacionales de Tecnoglass en 2017 sumaron USDS314,5 millones, con un crecimiento de 3,1% en comparación con USD305 millones reportados en 2016. El total de los ingresos durante el año pasado aumentó 2,4% en moneda constante, excluyendo un impacto favorable de USD2,1 millones por la conversión de moneda extranjera en las ventas denominadas en pesos.

En un comunicado la empresa informa que la utilidad operacional fue de USD34,4 millones, con una reducción frente a los USD47,8 millones del año anterior.

La utilidad neta fue de USD5,8 millones (USD0,16 por acción diluida), mientras que en 2016 fue USD23,2 millones (USD0,72 por acción diluida).

La utilidad neta ajustada fue USD11,4 millones (USD0,32 por acción diluida) y el año anterior fue USD23,4 millones (USD0,72 por acción diluida).

El ebitda ajustado se sitió en USD62 millones en comparación con USD72 millones del año anterior.

La compañía generó mayor flujo de efectivo operacional equivalente a USD14,2 millones, principalmente como resultado de una mejor gestión del capital de trabajo.

Las inversiones de la empresa en 2017 fueron de USD7 millones en comparación con USD22,9 millones del 2016, la reducción se explica por la terminación de la fase de expansión de la planta ubicada en Barranquilla.

“Cerramos el 2017 con el duodécimo​ trimestre consecutivo de crecimiento en los ingresos, demostrando una expansión continua y un aumento de participación en el mercado de EEUU, a pesar de que aproximadamente USD3 millones de facturación se aplazaron para el 2018 debido al huracán Irma. Los ingresos de Colombia se mantuvieron presionados como resultado de los factores macroeconómicos, sin embargo, estamos empezando a evidenciar cambios positivos que se ven reflejados en un crecimiento del 36,8% en los ingresos registrados del cuarto trimestre, en comparación con el tercer trimestre de 2017, así como un fuerte ritmo de actividades iniciando el año”, dijo José Manuel Daes, presidente de Tecnoglass Inc.

Afirmó además que “para el 2018, nos sentimos incentivados por un backlog (reserva) récord de USD499 millones, que incluye varios proyectos en EEUU, que permite capitalizar la demanda reprimida en Colombia”.

“Adicionalmente, la actividad en otros mercados de Latinoamérica está mejorando, donde contamos con una ubicación estratégica para cotizar y ofertar en proyectos adicionales. En viviendas unifamiliares, cumplimos con nuestro objetivo de ventas de USD10 millones en el 2017, que anticipamos aumentar a un rango de USD20 a USD25 millones para el 2018, dado el fuerte interés por nuestros nuevos productos”, añadió.

Por su parte el director operativo de la empresa Christian Daes, dijo que “durante el 2017, nuestra actividad de oferta y cotizaciones se fortaleció trimestre a trimestre de manera consecutiva, lo que nos colocó en una posición más sólida al final del año. Durante 2017, también dimos una serie de pasos para mejorar nuestras ventajas competitivas y nuestra capacidad para generar retornos atractivos sobre mayores ingresos esperados”.

Destacó la aplicación de iniciativas Lean, la eliminación de desperdicios y reducción de los costos fijos, que llevaron a un mejor desempeño operacional desde el segundo semestre de 2017 en comparación con el primer semestre de 2017.

“También completamos dos fases del proyecto de conversión a energía solar, las cuales ya están generando ahorros incrementales de energía. En el mercado residencial, presentamos nuevos productos de alta gama que nos permitirán diversificar aún más nuestra fuente de ingresos en el futuro. Estamos comprometidos con el posicionamiento y el éxito futuro de la Compañía y entusiasmados con impulsar un mejor desempeño en nuestro negocio en el 2018”, señaló Daes.

Fuente: El Heraldo

Según la información publiciada por Tecnoglass en la Superintendencia Financiera, durante el tercer trimestre del año la compañía alcanzó una ultilidad neta de US$6,9 millones, una cifra muy superior a los -US$8,8 millones que se presentaron en el mismo periodo del año anterior.

En cuanto a los ingresos, cabe mencionar que aumentaron 2,9% y llegaron a US$83,4 millones, frente a los US$81,1 millones del tercer trimestre de 2016.

Los ingresos provenientes de Estados Unidos crecieron 33,8% y alcanzaron USD$68,1 millones, principalmente, debido a la adquisición de GM&P y a ventas del negocio orgánico de manufactura. Esta suma pudo haber sido mayor en cerca de US$2 milllones, según estimaciones de Tecnoglass, pero el impacto del huracán Irma freno los resultados.

En tanto, los ingresos en Colombia, de los cuales la mayoría están representados por contratos a largo plazo, fueron de US$13,3 millones, en comparación con US$26,5 millones en el trimestre del año anterior. La disminución se debió “a la continuación en el retraso de la actividad relacionada principalmente a factores macroeconómicos, a la reforma tributaria, que entró en efecto a inicio del 2017, y a una desaceleración en la construcción comercial”, citó la empresa.

José Manuel Daes, presidente-CEO de Tecnoglass, comentó, “Los resultados del tercer trimestre marcaron un progreso continuo en múltiples frentes, incluyendo el crecimiento comparativo año a año en ventas trimestrales por undécimo trimestre consecutivo, y un incremento en el backlog del 22% año tras año a un nivel récord”, de igual manera agregó que “estuvimos especialmente motivados por el incremento en las ventas en los Estados Unidos del 34% año tras año a través de nuestra prescencia cada vez más diversa, a pesar de la interrupción en la actividad comercial causada por el huracán Irma en Florida y en estados aledaños, que en la actualidad representan alrededor de la mitad de nuestro backlog”.

Fuente: La República.

Diana Escorcia Borelly, egresada del programa de Arquitectura de la Universidad Autónoma del Caribe, ganó este viernes el concurso ‘Ventana al mundo’, convocado por la empresa Tecnoglass, con el apoyo de la Sociedad Colombiana de Arquitectos y la Alcaldía de Barranquilla.

Este resultado se dio tras realizar una encuesta abierta, publicada en las redes sociales del Grupo Tecnoglass, donde votaron un total de 2,941 personas. En total se recibieron 84 propuestas.

Los cinco miembros del jurado escogieron un diseño que recibió mención especial por su trabajo, diseño y complejidad, cinco menciones de honor y dos obras finalistas.

La preferida por el público fue el monumento propuesto por Diana Escorcia. “Esta obra estuvo entre las dos finalistas porque representa el espíritu del concurso, que es mostrar que Barranquilla es la ventana de Colombia al mundo y porque el proyecto incorpora nuestra identidad al usar los colores y lenguaje adecuado”, declaró.

Christian Daes Abuchaibe, presidente de Tecnoglass, agradeció a todos los participantes por el esfuerzo y dedicación que aportaron. “Para nosotros todos son ganadores”, sostuvo

Tecnoglass: Una Ventana al Mundo

Diseño Ganador

Su propuesta plástica y estética es modernista y va de acuerdo al camino que está tomando la ciudad hacia el progreso industrial y cultural,” explica Stephan Chahin, arquitecto del Grupo Tecnoglass y miembro del jurado calificador.

“La explicación conceptual del artista tiene unas bases que reafirman lo que la obra transmite y aquello es evidente en la propuesta presentada” concluye.

La otra propuesta finalista fue remitida por Carlos Hernando Reyes y Andrés Felipe Cardona Reyes desde Bogotá. La obra de los capitalinos también fue preseleccionada por el jurado, al ser una excelente representación de Barranquilla, específicamente del colorido y el movimiento del carnaval. Inspirada en las cintas de la danza del torito, que al moverse se entorchan una a otras, de donde sale la formación de las dos espirales entrelazadas que se pueden apreciar en la propuesta.

Tecnoglass: Una Ventana al Mundo

Así se verá el monumento en la rotonda cercana al complejo industrial de Tecnoglass.

La ganadora

Diana Escorcia cuenta con una especialización en Visualización Arquitectónica de la Universidad de Buenos Aires del mismo año. A través de GA ESTUDIO, empresa constituida en 1997, se dedica al diseño y visualización de proyectos arquitectónicos.

La arquitecta se inspiró tras ver una entrevista realizada a Christian Daes, COO del Grupo Tecnoglass, donde explicaba su punto de vista acerca del proyecto: “me sentí conectada con sus criterios, con su visión acerca de la transformación de Barranquilla y de exponerla como una ventana al mundo. Desde ese momento me imagine una ventana en un punto alto, sostenida por algo que representara la transformación actual de la ciudad”.

Tecnoglass: Una Ventana al Mundo

Valiéndose de dos grandes elementos: una plazoleta principalmente en concreto y losetas de cemento y un monumento en aluminio y vidrio, dio vida a este maravilloso diseño que decorará orgulloso la rotonda de la circunvalar.

“La plazoleta simboliza nuestro territorio y sus principales componentes; rio, mar, ciudad, bocas de ceniza. El monumento simboliza la cultura y la industria de barranquilla, fusionándose, enmarcando la ventana al mundo”, explica la arquitecta.

Acerca del Proceso Creativo

Sobre el proceso de construcción de la propuesta indicó que el primer paso fue sentarse con su equipo de trabajo y hacer una lluvia de ideas sobre cuáles eran los ejes de la transformación de Barranquilla. Hablaron del Carnaval, historia, cultura, industria, tecnología y arte, pero identificaron que necesitaban resumir con dos grandes elementos, que finalmente fueron cultura e industria, y que durante el proceso tuvieron formas diferentes.

“La ventana se concibió en principio como un elemento de transición peatonal, pero fue necesario subirla lo más alto posible para que fuera icónica. Adicionalmente necesitábamos transmitirle algo más al observador; una ventana sostenida por dos grandes columnas podría resultar muy abstracto,” comenta Escorcia. Fue entonces cuando decidieron introducir la galería en sus bases, y así surgió la idea de la línea de tiempo con la historia gráfica de Barranquilla, para que el observador entendiera un poco la transformación de la ciudad.

Tecnoglass: Una Ventana al Mundo

Otra imagen de lo que será la plazoleta en la Circunvalar con Vía 40.

Cuando el monumento tomó forma, al tener los tres elementos en su lugar, empezaron a analizar estructuralmente la obra, pues el criterio de que fuese un volumen creciendo de abajo hacia arriba lo hacía lucir demasiado inestable. Fue así como de la mano con su esposo, Luis Zuluaga, ingeniero civil, se analizó la estructura interna y se adecuaron los volúmenes a las posibilidades de sostenerlos. Paralelamente a la porción estructural se revisaron los manuales de Tecnoglass para escoger las especificaciones de vidrio y aluminio adecuadas para la propuesta.

“Luego solucionamos la rotonda, pues no queríamos dejar por fuera los factores geográficos de Barranquilla, que han sido cómplices de su transformación, y después de proponer varios trazados y componentes, logramos esquematizar muy básicamente al río, el mar, la urbe y bocas de ceniza,” afirma Escorcia. Por último se estudiaron los colores, haciendo un sin fin de combinaciones, pero solo la última, la que incluía rojo, amarillo y la ventana verde, fue la que les dio el contraste ideal con el entorno, tanto de altura de observador como a vuelo de pájaro.

Al hablar de la viabilidad del proyecto, Diana asegura que: “como arquitecta tengo la inevitable tendencia a ser soñadora y salirme a menudo de las posibilidades reales. Sin embargo, tengo la suerte de haberme casado con un ingeniero civil, que ha sido siempre mi asesor y mi pista de aterrizaje y gracias a su asesoría, siempre logramos diseños viables”.

Tecnoglass: Una Ventana al Mundo

Christian Daes, presidente de Tecnoglass.

La Ventana de Barranquilla al Mundo

Para Christian Daes, presidente de Tecnoglass, este diseño ganador será un monumento que convocará e identificará a los barranquilleros y con ese sueño fue que se inspiró Diana. “Creo que su acogida puede llegar a ser mucho mayor de lo esperado. Esta obra está diseñada para atraer. Se estudiaron las posibles sensaciones del observador, desde el momento en que la ves de lejos, la necesidad de darle la vuelta (por no ser simétrica), para poderla captar tridimensionalmente y el deseo de estar adentro y mirar hacia arriba, tocar esos materiales. Estoy segura que si se construye, todos van a querer “Estar alli”, explica emocionada la arquitecta.

Barranquilla es una ciudad con un desarrollo cultural privilegiado; con un motor propio. “Más que el desarrollo cultural, creo que la obra hace un aporte con su intención de inspirar la fusión entre los sectores, nos está mostrando que juntos podemos ser más: que nuestro desarrollo debe ser cultural, industrial y tecnológico, inspirados siempre en la nuestra historia para poder seguirla escribiendo con orgullo”, explica la ganadora del concurso.

“Creo que es un acierto este tipo de iniciativas, pues canalizan muchos talentos que a veces están ocultos o sin oportunidad, y se abren puertas en ambas direcciones pues resultan beneficiados los que convocan y los que participan. Creo que esta iniciativa es una muestra del dinamismo de la ciudad y que tenemos líderes con una visión clara de cuál es el camino para seguir avanzando por la ruta correcta, sostuvo la ganadora del concurso.

Fuente: ElHeraldo

¿Cómo va Tecnoglass este año?

Ha sido un año retador. En Colombia el negocio de la construcción viene de alguna manera quedado, pero ya estamos viendo índices de mejora. La compañía creció un 2% aproximadamente si comparamos con el año pasado, y el crecimiento vino desde EE.UU. que es un mercado que viene creciendo bastante para nosotros. Primero estábamos en La Florida y ahora estamos expandiéndonos a unas regiones donde no teníamos presencia. Estamos esperando para cerrar el año un crecimiento de entre 8 y 10%, que en estas condiciones donde nuestro mercado colombiano es aproximadamente el 20% de las vetas, es positivo. Ha sido un año difícil y retador en Colombia por muchos factores, pero lo que hacemos en EE.UU. está compensando eso y nos va a hacer crecer al 10%. Ahora, en EE.UU. tuvimos unas demoras en unos proyectos que se están llevando unos ingresos hacia el 2018, por lo que estamos esperando que el otro sea un año récord para la compañía, de hecho el tercer y cuarto trimestre de 2017 deben ser históricos para la empresa, entonces pese a las dificultades, el resultado final de este año debe ser positivo dentro de todo el contexto de lo que está pasando en la construcción.

¿Cómo se verá reflejado todo esto en el dividendo que reciben sus accionistas?

No hay otra compañía en el sector de la construcción que esté dando un Yield de dividendo como nosotros, que en este momento sobre el precio de la acción se está aproximando al 8 o 9%; eso en realidad es casi un bono, es algo muy robusto. Es una inversión donde uno puede participar en el crecimiento y a través de los dividendos recibir un retorno bastante atractivo, inclusive cuando la acción estaba más alta, teníamos un retorno del 4% que seguía siendo de los más altos dentro de las inversiones que se ven en Colombia. Acabamos de incrementar el dividendo (en un 12%) y creo que en este nivel nos quedaremos el próximo año, porque como le dije la compañía está proyectando un crecimiento importante para el segundo semestre y para el 2018, y debemos ser cautos en balancear la caja que se necesita para apalancar el crecimiento versus lo que se le retorna al accionista, que al final no solo va a querer un buen dividendo, sino la apreciación de la acción que resulte a través del crecimiento de la empresa.

Cuatro años después de listarse en bolsa, ¿qué ha significado esto para Tecnoglass?

La estrategia de volvernos públicos no necesariamente era exclusiva al capital que entró, de hecho el capital que ingresó a la compañía fue de aproximadamente 40 millones de dólares que no es tan significativo. La estrategia detrás de esto era poderle dar una plataforma de crecimiento a la compañía en un mercado tan grande como el de EE.UU.. En 2013 teníamos una presencia bastante robusta en La Florida, sin embargo entrar a otros mercados en ese país no era tan fácil al no ser una empresa conocida. El ser públicos nos dio esa transparencia, credibilidad, esa plataforma para darnos a conocer. Desde el 2013 la compañía ha crecido a unos niveles superiores al 20% cada año, donde las ventas en 2013 terminaron siendo aproximadamente de 150 millones de dólares, versus lo que estamos proyectando para el 2017 que son cercanas a 330 millones de dólares. Diríamos que la estrategia de volvernos públicos ha funcionado y nos ha favorecido.

¿Cuáles son los planes y metas de Tecnoglass?

La mega de la compañía es vender unos 500 millones de dólares (anuales) antes del 2020. Venimos de un plan de inversión bastante robusto, nos hemos gastado más de 200 millones de dólares en los últimos tres años para construir la infraestructura, para soportar el crecimiento esperado. Estamos en un punto donde ya tenemos la tierra, equipos, tecnología de punta que nos apalanca ese crecimiento; acabamos de comprar dos compañías en EE.UU., una distribuidora y una que se encarga de toda la instalación, que completa la integración vertical desde la parte del cliente porque siempre tuvimos la producción y manufactura e instalábamos en Colombia, pero no distribuíamos e instalábamos en EE.UU; ya tenemos todo eso. Con la inversión que se hizo, éste es el momento de usufructuar los frutos de esas adquisiciones y asegurarnos que para adelante creceremos de una manera ordenada. Ahora, si se presentan oportunidades atractivas con unas valoraciones que hagan sentido, lo evaluaremos en su momento. El tener acceso a los mercados de capitales en EE.UU. no solo a través de acciones, sino de deuda pública que emitimos en febrero de este año, nos da una palanca para crecer en inversiones por encima del flujo de caja, si llegase a ser necesario.

¿Este plan de expansión contempla países distintos a EE.UU?

Sí. Tenemos propuestas y cotizaciones de varios países en Latinoamérica. Estamos negociando en Brasil, Paraguay, Chile, Perú y en la zona caribe llevamos trabajando bastante.

¿Han pensado en abrir oficinas o hacer adquisiciones en algunos de esos países?

Tenemos oficinas de representación en Bolivia y Panamá. El ya meterse a establecer producción en esos países de alguna manera desvirtúa parte de la estrategia de la compañía que es su integración vertical total. Si uno mira en Barranquilla, el producto se hace de principio a fin en una misma facilidad. Cuando uno tiene el control, la logística y tiene la facilidad de hacer todo el producto en una misma parte, los márgenes reflejan esa diferencia. El empezar a diversificar producción en otros países te quita esa ventaja competitiva. Por ahora no está en los planes, nos han hecho un par de acercamientos para ver compañías en otras partes, pero como he dicho, este es el momento de consolidar lo que hemos invertido para el crecimiento futuro.

¿Y planes de más emisiones de acciones o deuda?

Se han contemplado, pero tiene que ser algo donde el uso de los fondos tenga sentido; que le dé un valor adicional al accionista. Con la deuda siempre hay que ser cautos porque la construcción es una industria cíclica. Si hubiera una oportunidad que lo ameritara, el tener una plataforma de estar listados en dos bolsas (Nasdaq y Bolsa de Valores de Colombia), de tener deuda pública en EE.UU. nos da la oportunidad, así que en el momento en que creamos que hay oportunidades que generen valor, lo contemplaremos claramente.

¿Por qué están aplazando un pago por la compra de GM&P?

GM&P era cliente de Tecnoglass desde hace 5 o 6 años, y se volvió la plataforma de instalación con la cual trabajamos durante todo este período. GM&P es alguien con quien trabajamos en conjunto, a quien ayudamos a crecer, quien de nuestra mano incrementó sus ventas hasta llegar a 140 millones de dólares el año pasado, y cuyo CEO y creador de la empresa, hoy por hoy trabaja como CEO de Tecnoglass en EE.UU.; es decir que se mantuvo como empleado nuestro. La idea de posponer la venta está orientada a mirar diferentes opciones, ya sea financiarla a través de deuda, ya sea con caja propia de la operación, con emisión de acciones cuando la acción refleje un mejor precio, pero nos da opciones; nos queríamos comprar ese tiempo adicional, y fue un gana-gana para la compañía porque en este momento no tenemos esa necesidad de desembolsar los 29 millones de dólares que nos quedan, y no se cambiaron las condiciones de la compra. Para él también es un gana-gana porque GM&P va a crecer de la mano de Tecnoglass, entonces es como una alianza estratégica donde sabemos que los dos somos beneficiados, y esto nos da un poco de tiempo para tomar la mejor decisión, sabiendo que tenemos una etapa de crecimiento en el segundo semestre y en el 2018, bastante importante.

¿Esto no significa que ustedes están apretados de recursos, y tal vez por eso aplazaron el pago?

No. De hecho al cierre de junio la compañía contaba con 45 millones de dólares en caja. Cuando salimos a hacer la emisión de bonos en febrero, le repagamos a bancos locales más de 120 millones de dólares de los cuáles ninguno tiene nada desembolsado hoy; nuestra única deuda es en realidad los bonos internacionales que emitimos. Tenemos bastante flexibilidad financiera, la caja está ahí, las facilidades con los bancos están ahí, y el caso fue más una movida estratégica para ver cómo se desarrolla el resto del semestre y el principio del año entrante.

¿Pero está tambaleando el negocio?

Para nada. Ya dimos una parte inicial, el negocio sigue en firme y se va a cerrar. De hecho lo que estamos viendo es que mucho del crecimiento en otras partes de EE.UU. se está apalancando a través de GM&P, porque los clientes quieren que les demos también la instalación, y eso lo obtenemos con la experticia de GM&P.

Fuente: DataiFX

La Costa Caribe es una parte del territorio colombiano idónea para el desarrollo de energías alternativas no convencionales, por su ubicación geográfica. El sol constante y las brisas fuertes son fuentes inagotables para que paneles solares y abanicos remplacen las viejas maneras de crear energía. Es por esto que Tecnoglass invertirá US$15 millones en 12 Megavatios (MW) de potencia instalada. Así lo indicó Christian Daes, CEO de la compañía.

De acuerdo con Daes, este proyecto es el “más importante de generación eléctrica que tiene el país” con paneles solares.

La iniciativa de la empresa barranquillera tiene una capacidad instalada de 2,47 MWp y 3.901,8 MWh/año de generación energética, equivalente al consumo de energía de 1.413 familias en un año.

La primera fase, que comenzó a funcionar este año, tuvo una inversión de US$2,8 millones que reducirá 776 toneladas de emisiones de CO2 el primer año, lo que representará más de 17.000 toneladas de CO2 en 25 años. Igualmente, significa un ahorro de $100 millones al mes en el pago del servicio de energía.

“Inicialmente, instalamos 2,4 megas, lo que representa aproximadamente 7.820 paneles que gastamos inmediatamente. No la almacenamos en baterías ni nada porque se aumentan los costos, pero nos ha ido muy bien”, explicó el CEO.

Daes detalló que la meta es llegar a generar 25MW para consumo propio y que toda la empresa funcione por energía alternativas. Adicional a esto, planean implementar energía eólica en el municipio de Galapa a principios del próximo año.

“Apostamos por estas nuevas herramientas porque somos amigables con el medio ambiente. Queremos también mostrar las bondades de esas energías a otras empresas y que la gente copie el modelo para tener mayor responsabilidad. Además, 50% de lo que cuesta el proyecto se puede descontar del impuesto de renta en los próximos cinco años”, detalló el CEO de Tecnoglass.

La iniciativa fue reconocida por el ministro de Minas y Energía, Germán Arce, quien en su visita a Barranquilla expresó que “en el Caribe está el futuro de las energías renovables en Colombia”.

El CEO de Tecnoglass, Christian Daes y el alcalde de Barranquilla, Alejandro Char, presentaron un concurso público nacional para convocar artistas que diseñen un gran monumento en la rotonda de la vía 40, en el entorno de esta compañía en la capital del Atlántico. El ganador recibirá un premio de $30 millones por el diseño y será contratado para acompañar el proceso de construcción.

Fuente: La República

El presidente de Tecnoglass contó secretos de su éxito. El líder invitó a los empresarios a trabajar más y a quejarse menos.

El empresario Christian Daes exaltó ayer el capital humano del cual dispone el país, y en el especial el de Barranquilla, para  tener exitosas empresas como la que el preside, Tecnoglass.

“El potencial humano que hay en Colombia no lo hay en ninguna parte del mundo, aquí lo único que hay es ese pesimismo generalizado que no nos deja analizar”, afirmó durante la entrevista con el periodista y columnista Mauricio Vargas, ayer en ExpoProBarranquilla, evento que se realizó en el Centro de Ferias y Exposiciones Puerta de Oro.

Daes hizo un repaso de cómo fracasó con la primera línea de negocio de su organización: la venta de calentadores solares en los años 80, y cómo se levantó después con una segunda línea, vendiendo ventanas y vidrios que convirtió a su empresa en una de las más exitosas del país. El presidente de Tecnoglass contó que a mediados de los años 90, en su primer intento de encontrar clientes en el exterior y ante la necesidad por la crisis del sector de la construcción en Colombia, fue humillado. Hacía seis meses había montada la fábrica de vidrios en el barrio Las Flores y viajó a Miami (Estados Unidos) por ser el destino más próximo.
Un empresario de origen cubano no valoró su atrevimiento, sino que lo maltrató de palabra. “Me trató de indio, ‘corroncho’, de estúpido. Me dijo: ¿Qué haces aquí? ¿Cómo te atreves a venir? Allá en Colombia ustedes no saben de nada”. Pero Daes evocó que le dejó una tarjeta de su empresa en la oficina con un mensaje: “Cuando necesites algo de mí llámame”. A los dos meses el cubano lo llamó, “porque necesitaba un vidrio de 8 milímetros que yo tenía”, precisó. Fue el inicio de sus exportaciones, que el primer año alcanzaron un millón de dólares.

La entrevista de Mauricio Vargas permitió conocer el lado consejero de Daes para los emprendedores y hombres de negocio del país.
Entre las reglas de oro que compartió está que a la hora de contratar talento humano se fija en profesionales o tecnólogos inexpertos.
“La regla número uno es que no haya experiencia en el empleado que vayamos a contratar, nunca contratamos a nadie con experiencia. Nos gusta la gente recién egresada de la universidad, que está buscando oportunidades”, afirmó. Una segunda regla que es que a esos inexpertos los capacitan con consultores extranjeros.
“Es para que puedan recibir instrucciones de cómo se hacen las cosas. Ha sido tan bueno el funcionamiento que en alguna oportunidad una compañía extranjera me dijo que una capacitación duraría cinco días hábiles para entregar el certificado. Pero con el empleado colombiano y barranquillero nos tomó ocho horas”, precisó.

También invitó a los empresarios a ser perseverantes y a mirar las oportunidades que entrega el Gobierno.
“Que se quejen menos y trabajen más”, agregó al final de la entrevista con Vargas. Para ello puso como ejemplo las inversiones en sistemas fotovoltaica alimentados de energía solar con los que cuenta su planta.  “Es una  oportunidad, porque se obtienen descuentos en el impuesto a la renta. Puse tres megavatios y voy por tres más”, añadió el presidente de Tecnoglass.

Fuente: El Heraldo


Las exportaciones no mineras crecieron un 12% con la puesta en marcha del acuerdo comercial.



Los empresarios colombianos no han aprovechado al máximo la puesta en marcha del Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos tras cinco años de su implementación, aseguró el presidente de Tecnoglass, Cristian Daes.



Por ello, estimó clave que los exportadores pierdan el miedo y conviertan el acuerdo comercial en un gran aliado, debido a que hoy lo que se está vendiendo en más de una mitad son commodities.



“Hay mucho por hacer, mucho por crecer y mucho para fortalecer a nuestro país en el campo exportador a los Estados Unidos”, comentó el dirigente empresarial al presentar un balance de los primeros cinco años de la puesta en marcha del TLC.



Daes afirmó que los Estados Unidos es el principal socio económico y el primer destino de las exportaciones nacionales y de ahí la importancia del acuerdo comercial.



Entre tanto, Procolombia reveló que las exportaciones no mineras crecieron en un 12% en los primeros cinco años de vigencia del TLC y las ventas ascendieron a US$ 3.836 millones.



Por su parte, el número de empresas exportadoras a los Estados Unidos aumentó en un 13% pasando de 3.051 a 3.587 en el 2016.



Fuente: Caracol